Субкоманданте Маркос цитаты

Субкоманданте Маркос фото

1   0

Субкоманданте Маркос

Дата рождения: 19. Июнь 1957

Субкоманда́нте Инсурхе́нте Ма́ркос — левый радикальный писатель и философ, главный идеолог и пропагандист Сапатистской армии национального освобождения, поднявшей индейское восстание в 1994 году в мексиканском штате Чьяпас, автор более 200 эссе и 21 книги. Легенда и общепризнанный символ антиглобализма.

Журналисты описывают Маркоса как нового, постмодернистского Че Гевару.

Цитаты Субкоманданте Маркос










Subcomandante Marcos фото
Subcomandante Marcos 19
Mexican activist 1957
„Abajo y a la Izquierda está el Corazón!“ Ezln Communiques: Navigating the Seas, Dec. 22, 1997-Jan. 29, 1998




Subcomandante Marcos фото
Subcomandante Marcos 19
Mexican activist 1957
„Why do we need to be pardoned? What are we to be pardoned for? For not dying of hunger? For not accepting humbly the historic burden of disdain and abandonment? For having risen up in arms after we found all other paths closed? For not heeding the Chiapas penal code, one of the most absurd and repressive in history? For showing the rest of the country and the whole world that human dignity still exists even among the world’s poorest peoples? For having made careful preparations before we began our uprising? For bringing guns to battle instead of bows and arrows? For being Mexicans? For being mainly indigenous? For calling on the Mexican people to fight by whatever means possible for what belongs to them? For fighting for liberty, democracy and justice? For not following the example of previous guerrilla armies? For refusing to surrender? For refusing to sell ourselves out? Who should we ask for pardon, and who can grant it? Those who for many years glutted themselves at a table of plenty while we sat with death so often, we finally stopped fearing it? Those who filled our pockets and our souls with empty promises and words? Or should we ask pardon from the dead, our dead, who died “natural” deaths of “natural causes” like measles, whooping cough, break-bone fever, cholera, typhus, mononucleosis, tetanus, pneumonia, malaria and other lovely gastrointestinal and pulmonary diseases? Our dead, so very dead, so democratically dead from sorrow because no one did anything, because the dead, our dead, went just like that, with no one keeping count with no one saying, “Enough!” which would at least have granted some meaning to their deaths, a meaning no one ever sought for them, the dead of all times, who are now dying once again, but now in order to live? Should we ask pardon from those who deny us the right and capacity to govern ourselves? From those who don’t respect our customs and our culture and who ask us for identification papers and obedience to a law whose existence and moral basis we don’t accept? From those who oppress us, torture us, assassinate us, disappear us from the grave “crime” of wanting a piece of land, not too big and not too small, but just a simple piece of land on which we can grow something to fill our stomachs? Who should ask for pardon, and who can grant it?“






Subcomandante Marcos фото
Subcomandante Marcos 19
Mexican activist 1957
„Debo empezar por unas disculpas ("mal comienzo", decía mi abuela).

¿De qué tenemos que pedir perdón? ¿De qué nos van a perdonar? ¿De no morirnos de hambre? ¿De no callarnos en nuestra miseria? ¿De no haber aceptado humildemente la gigantesca carga histórica de desprecio y abandono? ¿De habernos levantado en armas cuando encontramos todos los otros caminos cerrados? ¿De no habernos atenido al Código Penal de Chiapas, el más absurdo y represivo del que se tenga memoria? ¿De haber demostrado al resto del país y al mundo entero que la dignidad humana vive aún y está en sus habitantes más empobrecidos? ¿De habernos preparado bien y a conciencia antes de iniciar? ¿De haber llevado fusiles al combate, en lugar de arcos y flechas? ¿De haber aprendido a pelear antes de hacerlo? ¿De ser mexicanos todos? ¿De ser mayoritariamente indígenas? ¿De llamar al pueblo mexicano todo a luchar de todas las formas posibles, por lo que les pertenece? ¿De luchar por libertad, democracia y justicia? ¿De no seguir los patrones de las guerrillas anteriores? ¿De no rendirnos? ¿De no vendernos? ¿De no traicionarnos? ¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo? ¿Los que, durante años y años, se sentaron ante una mesa llena y se saciaron mientras con nosotros se sentaba la muerte, tan cotidiana, tan nuestra que acabamos por dejar de tenerle miedo? ¿Los que nos llenaron las bolsas y el alma de declaraciones y promesas? ¿Los muertos, nuestros muertos, tan mortalmente muertos de muerte "natural", es decir, de sarampión, tosferina, dengue, cólera, tifoidea, mononucleosis, tétanos, pulmonía, paludismo y otras lindezas gastrointestinales y pulmonares? ¿Nuestros muertos, tan mayoritariamente muertos, tan democráticamente muertos de pena porque nadie hacía nada, porque todos los muertos, nuestros muertos, se iban así nomás, sin que nadie llevara la cuenta, sin que nadie dijera, por fin, el "¡YA BASTA!", que devolviera a esas muertes su sentido, sin que nadie pidiera a los muertos de siempre, nuestros muertos, que regresaran a morir otra vez pero ahora para vivir? ¿Los que nos negaron el derecho y don de nuestras gentes de gobernar y gobernarnos? ¿Los que negaron el respeto a nuestra costumbre, a nuestro color, a nuestra lengua? ¿Los que nos tratan como extranjeros en nuestra propia tierra y nos piden papeles y obediencia a una ley cuya existencia y justeza ignoramos? ¿Los que nos torturaron, apresaron, asesinaron y desaparecieron por el grave "delito" de querer un pedazo de tierra, no un pedazo grande, no un pedazo chico, sólo un pedazo al que se le pudiera sacar algo para completar el estómago?

¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?

¿El presidente de la república? ¿Los secretarios de estado? ¿Los senadores? ¿Los diputados? ¿Los gobernadores? ¿Los presidentes municipales? ¿Los policías? ¿El ejército federal? ¿Los grandes señores de la banca, la industria, el comercio y la tierra? ¿Los partidos políticos? ¿Los intelectuales? ¿Galio y Nexos? ¿Los medios de comunicación? ¿Los estudiantes? ¿Los maestros? ¿Los colonos? ¿Los obreros? ¿Los campesinos? ¿Los indígenas? ¿Los muertos de muerte inútil?

¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?“

Подобные авторы